Intolerancia a la lactosa: Síntomas y Diagnóstico

Intolerancia a la lactosa: Síntomas y Diagnóstico, ¡conoce este trastorno tan común en profundidad!

La intolerancia a la lactosa es un trastorno muy común, el cual se calcula que afecta a entre un 20% y un 40% de la población en España. En este post voy a presentaros en profundidad la intolerancia a la lactosa: síntomas y diagnóstico.

Existen dos trastornos digestivos diferentes entorno a la lactosa: la malabsorción y la intolerancia a la lactosa. Ambos se encuentran relacionados y deben ser diagnosticados siempre por un médico. En la malabsorción, el intestino no asimila bien la lactosa, mientras que la intolerancia a la lactosa son los síntomas digestivos que aparecen debido a esta malabsorción. Pero la pregunta es, ¿por qué se produce esta intoleracia a la lactosa?

La lactosa es un azúcar presente en todos los tipos de leche, incluso en la leche materna. La enzima encargada de romper las moléculas de lactosa para que el organismo pueda absorberlas se llama lactasa. La intolerancia a la lactosa se trata de una deficiencia en esta enzima, la lactasa, que se produce en el intestino.

Intolerancia a la lactosa: Distintas alternativas para el diágnostico

Se trata de un trastorno que debe ser valorado siempre por un médico, quien debe realizar el diagnóstico. Es un error autodiagnosticarse y suprimir de manera drástica las lácteos de la dieta. Existen distintos grados de intolerancia a la lactosa, por lo que hay que tratar el tema de manera individualizada y pactar una dieta en consecuencia.

Existen tres tipos de pruebas diagnósticas que nos ayudan a detectar esta patología:

Prueba de hidrógeno en el aliento: consiste en ingerir leche o un preparado de lactosa y después recoger una muestra de aire exhalado, en el cual se calcula la concentración de hidrógeno. Cantidades altas de hidrógeno en el aliento se relacionan con una intolerancia a la lactosa.

Prueba de tolerancia a la lactosa: Mide la reacción del organismo tras ingerir un preparado de lactosa líquido. Extraen una muestra de sangre venosa antes de tomarlo y otras dos muestras a la hora y a las dos horas después de la toma. Se busca la presencia de glucosa en sangre, ya que el organismo produce glucosa al digerir la lactosa. Por tanto, niveles bajos de glucosa indican una malabsorción de la lactosa.

Prueba de acidez en las heces: esta prueba es menos utilizada. Se suele emplear en bebés y niños. La fermentación de la lactosa no digerida produce ácidos que se podrían detectar en una muestra de heces.

Intolerancia a la lactosa síntomas y diagnóstico

Intolerancia a la lactosa: Conoce los síntomas más frecuentes

Existen distintos tipos de déficit de malabsorción de lactosa. El más común en el adulto, es el déficit primario de lactasa, que disminuye su producción con la edad. Esto hace que la lactosa no digerida viaje por el intestino delgado, hasta el colon, donde es fermentada por las bacterias de la microbiota, produciendo gases y ácidos, que serán los responsables de los molestos síntomas.

Entre los síntomas más comunes que nos encontramos son:

  • Meteorismo (o gases intestinales)
  • Ruidos intestinales
  • Distensión abdominal (hinchazón del vientre)
  • Diarrea sin sangre

Según la Sociedad Española de Patología Digestiva, es habitual que las personas que sufren de malabsorción de lactosa lo noten en forma de intolerancia, con los síntomas digestivos anteriormente descritos, pero no siempre tienen por qué coincidir ambos trastornos. De ahí radica la importancia de una correcta valoración por parte de un médico y un diagnóstico individualizado.

Consumo de lácteos: lo que debes saber si sufres de intolerancia a la lactosa

La Sociedad Española de Patología Digestiva desaconseja la eliminación completa de lácteos de la dieta. Hay que intentar ajustar la cantidad de lactosa que cada persona tolera, y mantener el consumo de una cantidad que no provoque síntomas de intolerancia. No se trata de una alergia, donde la persona no puede estar en contacto con el alérgeno.

Entre las principales recomendaciones a tener en cuenta, se encuentran las siguientes:

  • No se debe suprimir el queso curado, ya que contiene nada o muy poca cantidad de lactosa.
  • El yogur se puede suprimir inicialmente, para después introducirlo poco a poco. Contiene un 30% menos de lactosa que la leche y además sus bacterias favorecen su digestión.
  • Se puede añadir lactasa a la leche 24h antes de ingerirla.
  • Se puede optar por consumir leche sin lactosa, leche de soja o bien, leches enriquecidas en lactasa.
  • Se debe asegurar siempre un aporte de calcio y vitaminas suficiente.
  • Se ha visto que una ingesta inferior a 12 gramos de lactosa (lo que equivale a un vaso de leche) en una toma única, suele ser tolerada sin síntomas.
Intolerancia a la lactosa síntomas y diagnóstico

Espero que este artículo sobre la intolerancia a la lactosa: síntomas y diagnóstico os haya resultado de ayuda. No olvides compartir tu opinión o consultar cualquier duda en nuestro foro, haciendo clic en este enlace.

Deja un comentario